Hormona antimulleriana (AMH)

UNIDADES SI

UNIDADES TRADICIONALES



Sinónimo
AMH, hormona inhibidora mulleriana, factor inhibidor mulleriano, MIF
Unidades de medida
pmol/L, ng/mL, ng/dL, ng/100mL, ng%, ng/L, pg/mL

La hormona anti‑Mulleriana es una glucoproteína homodimérica que pertenece a la familia de los factores de crecimiento transformador beta (TGF-β). Todos los miembros de esta superfamilia están implicados en la regulación del crecimiento y de la diferenciación tisular. Antes de la secreción, la hormona se somete a la glucosilación y dimerización para producir un precursor de aproximadamente140 kDa de dos subunidades idénticas de 70 kDa unidas por puentes disulfuro. Cada monómero contiene un gran dominio N-terminal (la región "pro") y un dominio Cterminal mucho más pequeño (la región madura). Se piensa que la AMH, contrariamente a otros miembros de la familia de TGF-β, requiere el dominio N-terminal para potenciar la actividad del dominio C-terminal a fin de conseguir bioactividad completa.

Después, una parte de la AMH se escinde en un sitio específico entre la región pro y la región madura durante el tránsito citoplasmático, para formar dos homodímeros biológicamente activos (uno de 110 kDa de dominio N-terminal y otro de 25 kDa de dominio C-terminal) asociados en un complejo no covalente. El receptor de tipo II de la AMH tiene la capacidad de unirse solamente al fragmento biológicamente activo de la AMH.

En el hombre, la AMH se produce por las células de Sertoli del testículo. Durante el desarrollo fetal masculino, la secreción de AMH de las células testiculares de Sertoli es esencial para la regresión de los conductos Mullerianos y por tanto, el desarrollo normal del tracto reproductor masculino. La secreción de AMH por las células de Sertoli comienza durante la embriogénesis y continúa a lo largo de la vida. Los niveles de AMH caen después de la pubertad, disminuyendo lentamente hasta alcanzar valores post-puberales.

En la mujer, la AMH desempeña un papel importante en la foliculogénesis ovárica. El desarrollo folicular en los ovarios comprende dos etapas: el reclutamiento inicial en el cual los folículos primordiales empiezan a madurar y el reclutamiento cíclico que lleva al crecimiento de un conjunto de pequeños folículos en fase antral de entre los que se selecciona el folículo dominante (destinado a la ovulación). El reclutamiento cíclico es dirigido por la FSH. La expresión de AMH en las células de la granulosa empieza en los folículos primarios alcanzando su máxima expresión en las células de la granulosa de folículos preantrales y antrales pequeños hasta un diámetro de 6 mm. Cuando el crecimiento folicular empieza a depender de la FSH, disminuye la expresión de la AMH hasta convertirse en indetectable. Estos patrones de expresión de la AMH favorecen su papel inhibidor en dos diferentes fases de la foliculogénesis. Primero, la AMH inhibe la transición de folículos del estadio primordial al estadio de maduración teniendo un papel decisivo en la regulación del número de folículos que quedan en el pool primordial. Segundo, la AMH ejerce un efecto inhibidor sobre la sensibilidad de los folículos a la FSH influyendo de este modo en el proceso de selección folicular.

En la mujer, los niveles séricos de AMH apenas pueden detectarse tras el nacimiento, alcanzan los valores máximos después de la pubertad y disminuyen lentamente a lo largo de la vida convirtiéndose en indetectables en la menopausia. Se ha descubierto que los niveles séricos de AMH permanecen relativamente estables durante el ciclo menstrual aunque se han observado fluctuaciones sustanciales en mujeres jóvenes. Además, las concentraciones de AMH presentan menos variaciones intra e intercíclicas que la FSH basal. Los niveles séricos de AMH disminuyen significativamente al tomar anticonceptivos combinados. La medición de AMH se presta a una variedad de aplicaciones clínicas, mayormente para evaluar la reserva ovárica ya que reflejan el número de folículos antrales y preantrales, el así llamado recuento de folículos antrales (RFA) y para predecir la respuesta a la estimulación ovárica controlada. Otras aplicaciones clínicas de la AMH son el diagnóstico de trastornos de la diferenciación sexual en niños así como el seguimiento de tumores de células de la granulosa para detectar tumores residuales o recurrentes. La AMH se ha propuesto como biomarcador subrogado del RFA en el diagnóstico del síndrome de ovario poliquístico (SOPQ) y en la predicción del comienzo temporal de la menopausia.

Calculadora en línea de laboratorio. Convertir Hormona antimulleriana (AMH) de pmol/L, ng/mL, ng/dL, ng/100mL, ng%, ng/L, pg/mL . Conversor de unidades convencionales (tradicionales) y unidades SI.  Tabla de conversiones (factor de conversión).