beta 2‑microglobulina (β2‑M)

UNIDADES SI

UNIDADES TRADICIONALES



Sinónimo
β2-microglobulina
Unidades de medida
nmol/L, mg/L, mg/dL, mg/100mL, mg%, µg/mL, ng/ml, µg/L

La beta 2‑microglobulina (β2‑M) fue descubierta en 1968 por Berggård y cols. en la orina de pacientes con el síndrome de Wilson o con una intoxicación crónica por cadmio. Se trata de un péptido globular pequeño con un peso molecular de 11800 daltons que es idéntico a la cadena ligera del antígeno HLA (5) del complejo mayor de histocompatibilidad (CMH). Su estructura terciaria es homóloga a la del dominio CH3 de la inmunoglobulina G. La β2‑M se halla en la superficie extraplasmática de casi todas las células corporales que constan de núcleos (con excepción de los trofoblastos). Se compone de 100 aminoácidos, con un puente disulfuro entre los aminoácidos 25 y 81. La β2‑M no está asociada de manera covalente al antígeno del CMH de clase 1 y es idéntica al BDGF (bone-derived growth factor 2), al CRG‑8 (citoquine responsive gene‑8) y a la timotaxina. Bajo condiciones normales, la β2‑M sólo se degrada en los riñones, se libera por filtración a través de la membrana glomerular y es reabsorbida en un 99.9 % en el túbulo proximal. Los cambios experimentados por las concentraciones de β-2-microglobulina del suero o por la excreción de β-2-microglobulina se deben a un aumento de la producción, a un cambio de la filtración glomerular, o a la reabsorción tubular.

Se han documentado niveles séricos elevados de β2‑M en presencia de nefropatías tales como las glomerulopatías, las tubulopatías, la insuficiencia renal y la amiloidosis. Adicionalmente, se reportan valores séricos elevados en la artritis reumatoidea y en enfermedades autoinmunes.

Como el sistema linfático es el principal punto de síntesis de la β-2-microglobulina, todas las afecciones que presentan un aumento del ritmo de proliferación de los linfocitos se asocian a las altas concentraciones de suero; por ejemplo, mielomas múltiples, linfomas de Hodgkin, leucemias linfocíticas crónicas y otros linfomas malignos ajenos a los linfomas de Hodgkin.

En las personas sanas, la β-2-microglobulina se sintetiza a un ritmo relativamente constante y se incorpora a los humores corporales durante la regeneración natural de las células, quedando supeditada a la libre filtración glomerular y reabsorción tubular. Un descenso de la filtración glomerular prolonga la semivida de la β-2-microglobulina y aumenta las concentraciones del suero de manera exponencial. La excreción de la β-2-microglobulina aumenta en el caso de las lesiones tubulares; por ejemplo, debido a la nefropatía por cadmio y a la nefritis intersticial de inducción bacteriana. La β-2-microglobulina suele utilizarse para comprobar la función tubular renal, sobre todo en trasplantados de riñón en los que el rechazo del aloinjerto se manifiesta mediante un incremento de la β-2-microglobulina del suero por efecto de una tubulopatía.

Calculadora en línea de laboratorio. Convertir beta 2‑microglobulina (β2‑M) de nmol/L, mg/L, mg/dL, mg/100mL, mg%, µg/mL, ng/ml, µg/L. Conversor de unidades convencionales (tradicionales) y unidades SI.  Tabla de conversiones (factor de conversión).